Hay soluciones para estar y sentirse mejor. Y funcionan

Mecánico mirando a cámara que padece psoriasis y sobrepeso.

Francisco, su historia de superación

“Hasta que no padecemos sobrepeso, no somos conscientes de las consecuencias que tiene en el cuerpo pero, sobre todo, en los gestos cotidianos. Dolores musculares, sueño sin descanso real, dificultad para moverse y cansancio continuo son solo algunos síntomas del exceso de peso. Además, hay pequeños gestos cotidianos que, por muy necesarios y anodinos que parezcan, de repente se vuelven imposibles de realizar: jugar al pillapilla con mis nietos, atarme los cordones de los zapatos o bailar con mi esposa en una celebración son solo algunos de los ejemplos que me vienen a la cabeza cuando pienso en ello.

También se ha vuelto un problema para realizar correctamente mi trabajo y no sufrir de forma constante y, entonces, llegar KO a casa. ¡Eso es lo que se llama un círculo vicioso en toda regla!

Inconscientemente, y por falta de información, pensaba que si había engordado tanto en los últimos años era cosa de la edad. Al no haber cambiado significativamente ni mi alimentación ni mi rutina, no vi ninguna otra explicación a ello. Un día, casi por casualidad, lo comenté con mi médico pensando que quizá debería ponerme a dieta estricta. Lo que no me esperaba era que lo relacionara con mi psoriasis. ¡Jamás pensé que ambas enfermedades podrían estar conectadas! ¡Pero sí! Al parecer, cerca del 50% de personas afectadas por la psoriasis tienen más probabilidad de sufrir obesidad*. Esa información fue toda una revelación porque, a partir de entonces, me recetó un tratamiento integral adecuado y me dio pautas más sanas que aplicar en mi día a día. Tras un tiempo, empecé a regular el peso y a notar una mejora significativa en mi movilidad y estado de salud. Y, como consecuencia, en mi autoestima. Recuperar esta confianza en mí mismo y poder disfrutar de nuevo de todo aquello que hago en mi vida cotidiana ha tenido un impacto muy positivo en mí y en mi familia. Todos estamos mejor. Si tú también te sientes identificado con lo que cuento, te recomiendo que acudas a tu médico en busca de soluciones. Porque las hay, y funcionan”.

Francisco, 58 años.

Consulta con tu médico lo que debes hacer para recibir un tratamiento integral adecuado. Conoce más aquí.

Además, no dejes que la psoriasis acabe con tu autoestima.

*Datos del World Psoriasis Happiness report 2018

Conoce más historias de superación