La información es clave para encontrar soluciones y emprender un camino mejor

Persona con psoriasis en entorno oficina cuenta historia de superación

Inma, su historia de superación

“He trabajado muy duro para llegar donde estoy. Y eso no me lo va a quitar nada ni nadie. Esta fuerza de voluntad es la misma que me impulsó a tomar las riendas y decidir buscar soluciones contra la psoriasis que padezco desde hace años y que me hacía sufrir en mi día a día.

Para que me entendáis, entre mi familia y mi círculo de amigos tener psoriasis nunca ha supuesto un problema y jamás me he sentido dejada de lado o diferente. Desde los primeros síntomas que aparecieron en mi cuerpo, y tras informarme bien con un especialista (¡la información es clave!) de todo lo que suponía esta dolencia dermatológica, transmití el mensaje a los míos y dediqué especiales esfuerzos en explicarles que no era contagioso en absoluto. Todos lo entendieron bien y me sentía segura en este círculo.

Pero las cosas se complicaron cuando conseguí mi empleo, que me obliga a exponerme ante personas desconocidas con regularidad. Mi día a día laboral consta de reuniones con mi equipo, de presentaciones a clientes externos y de entrevistas con todo tipo de personas de todo el mundo que vienen a solicitar mis servicios. En estas circunstancias, si bien podía disimular con la ropa y el pelo algunas zonas de mi cuerpo afectadas, si de repente me daba un brote por la zona del cuello, de las manos o de la cara, ya no tenía solución. Y no es casualidad que, antes de reuniones en las que había mucho en juego, me salían los peores brotes: el estrés puede ser un desencadenante. Lo mismo ocurría durante los meses calurosos de verano: ¡era imposible llevar manga larga o cuello alto! Pero si decidía armarme de mucho valor y ‘atreverme’ a descubrirme y dejar a la vista mi enfermedad, entonces debía afrontar una mirada durísima, llena de prejuicios, de culpa (“¿por qué nos impone esta imagen?”, parecía preguntarse la gente) e, incluso, de repulsión. Así es cuando tomé conciencia de que la psoriasis estaba afectando, y mucho, mi vida. Y no lo quise consentir.

Volví a acudir a un profesional para que me orientase. Me recomendó un tratamiento integral que desde hace tiempo sigo rigurosamente. Ello ha mejorado mis síntomas dermatológicos y me permite llevar una vida más ‘normal’ o, por lo menos, más fácil de cara al público. ¿Si una mejora ha sido posible para mí, entonces, por qué no te informas tú también?”.

Inma, 31 años

Tú también puedes mejorar tu psoriasis acudiendo a tu médico y recibiendo el tratamiento integral adecuado. Conoce más aquí.

Además, es importante entender las afectaciones psicológicas de la psoriasis.

Conoce más historias de superación