Avergonzarse no es la actitud

Deportista con psoriasis en vestuario nos cuenta historia de superación

Marc, su historia de superación

“Todo el mundo sabe que hacer ejercicio es fundamental para la salud. Aun así, por paradójico que parezca, la psoriasis estuvo a punto de apartar el deporte de mi vida. Desde que tengo uso de razón, recuerdo haber hecho alguna actividad física. Empecé jugando en el equipo de fútbol del barrio, donde conocí a mis primeros amigos, que aún hoy siguen formando parte de mi círculo más íntimo. El deporte une mucho y te da valores que siempre formarán parte de ti. Más tarde, también empecé a tomar clases de tenis y lo sigo practicando con regularidad. Además, estoy apuntado al gimnasio que tengo cerca del trabajo para poder entrenar cada semana. Es una manera de desconectar de la rutina, estirarme y relajarme para recuperar energía. Nunca me he planteado dejar de hacer deporte pero hace unos años, cuando tuve mis primeros brotes de psoriasis, reconozco que me lo replanteé todo.

No podía soportar cómo me miraban mis compañeros de vestuario. Se apartaban de mí, giraban la vista y nadie quería utilizar las máquinas del gimnasio o ducharse después de mí. Incluso noté un cambio de actitud por parte de mis compañeros de equipo. De repente, se acabaron las palmaditas de motivación en la espalda, estrecharse la mano para desearse suerte, los abrazos para celebrar una victoria. Gestos tan importantes y que forman parte de una actitud deportiva se acabaron de golpe. Fue muy duro. Es como si me tuviesen miedo. Como si temiesen que pudiese contagiarles mi psoriasis. O, peor aún, sentían asco. ¿De verdad mi aspecto les provocaba tal rechazo que no me podían ni mirar? Viví una época muy crítica, me vine abajo porque me sentía mal con mi aspecto, conmigo mismo.

Pero, de repente, tomé conciencia de que esa no era la actitud adecuada. Que debía enfrentarme a mis miedos y pedir consejo a un médico para buscar soluciones. Si la psoriasis era un problema para mí, tenía que luchar contra ella como contra un adversario en el campo. Eso hice. Mi doctor estableció un tratamiento integral que cumplo con rigor. Desde entonces, todo va mejor. Mi pielEl tejido o capa que forma la cubierta externa del cuerpo humano. La piel es el órgano más grande en el cuerpo humano. En los seres humanos, representa alrededor del 12 al 15 por ciento del peso corporal total y cubre 1.5-2m2 de superficie. Debido a que interactúa con el medio ambiente, la piel desempeña un papel clave en la protección del cuerpo contra el entorno circundante. tiene mejor aspecto y no voy a seguir perdiendo el tiempo sintiendo vergüenza. Porque prefiero dedicarlo a hacer lo que verdaderamente me llena de satisfacción”.

Marc, 23 años

Tú también puedes mejorar tu psoriasis acudiendo a tu médico y recibiendo el tratamiento integral adecuado. Conoce más aquí.

Además, no dejes que la psoriasis acabe con tu autoestima.

Conoce más historias de superación