La psoriasis no puede con tus sueños

Cocinera con psoriasis en entorno de cocina cuenta historia de superación

Miriam, su historia de superación

“Ser cocinera ha sido el sueño de mi vida desde que era muy chiquita. Mi madre dice que me podía pasar horas observándola preparar las comidas, y cuanto más compleja era la receta a ejecutar, ¡mejor! Ella cuenta que no paraba de preguntarle por lo que estaba haciendo, si había que añadir más sal o más aceite, por qué había que remover y cuánto tiempo debía dejar la salsa en el fuego. Cocinar siempre me ha parecido algo así como magia. Me impresionaba que, mezclando unos ingredientes y aplicando algunas técnicas, pudiese salir otra textura, otro sabor…

Empecé cocinando para mis muñecas (risas) y, más tarde, preparaba platos para mi familia. Por eso siempre tuve claro que estudiaría en una escuela de hostelería para dedicarme a ello al 100%. Los estudios me fueron bien e incluso tuve becas para ir a hacer prácticas a grandes restaurantes extranjeros. Aprendí nuevas técnicas, descubrí nuevos ingredientes. Siempre quería saber más.

Hace dos años, entré como segunda de cocina en un establecimiento de gran prestigio. Sentía vértigo, pero, a la vez, estaba súper motivada y emocionada. Con trabajo y dedicación me convertí en la jefa de cocina. ¡Me sentía súper orgullosa! Pero me empezaron a salir placas y descubrí que sufría psoriasis. Al principio no me preocupé, pero cada vez más veía las miradas de mis compañeros cuando montaba un plato. Sentía que no aprobaban que estuviera en contacto directo con los alimentos a pesar de que les había explicado que no era una enfermedad contagiosa. Por supuesto, también dejé de salir a saludar a los clientes para recibir sus comentarios sobre mis platos por miedo a que sintieran asco por el aspecto de mi piel y que pudiera perjudicar la imagen del restaurante. Lo viví muy mal porque sentí que aquello que siempre había sido mi gran pasión se me escapaba… Incluso temí perder mi trabajo. Pero yo sabía que la psoriasis no era un problema para cocinar, y decidí que su aspecto tampoco iba a acabar con mi vocación. Me armé de valor y fui a consultar a un médico. Llevo un tiempo recibiendo un tratamiento integral adecuado y los síntomas visibles en mi piel han mejorado mucho. Eso me ha dado valor para hablar más abiertamente de esta enfermedad con mi equipo y hacerles entender que no suponía un problema para ser chef. Hoy sigo cocinando y creando nuevos platos con la misma pasión y motivación de siempre”.

Miriam, 24 años.

Tú también puedes mejorar tu psoriasis acudiendo a tu médico y recibiendo el tratamiento integral adecuado. Conoce más aquí.

Además, no dejes que la psoriasis acabe con tu autoestima.

Conoce más historias de superación