Consejos: La psoriasis y la familia

La psoriasis y la familia

La psoriasis no tiene por qué deteriorar la vida familiar. Al contrario: el apoyo de la familia puede ser de gran valor, no solo para la calidad de vida del paciente, sino también para el curso de la enfermedad. ¿La clave? Que estemos dispuestos a hablar de la psoriasis con nuestra familia, y que esta entienda nuestros problemas y pueda ayudarnos.

Evitar el estrés

A menudo es imposible saber porque hay tensión en una familia, pero es importante evitar el estrés si hay un miembro de la familia con psoriasis. El estrés puede provocar nuevos brotes o impedir que se aclare una psoriasis recidiva. El apoyo de la familia es indispensable para cualquier persona con psoriasis, por eso es importante que todos los miembros de la familia entiendan la enfermedad y hagan frente a todos los problemas que lleva asociados.

¿Mis hijos heredarán la psoriasis?

Si tienes psoriasis y quieres tener hijos, tu enfermedad no debe ser un impedimento. Aunque se ha visto asociación genética en la psoriasis, esta es una enfermedad multifactorial, en la que intervienen además factores ambientales y de estilo de vida. Lo que quiere decir, que padecer la enfermedad no condiciona que tus hijos la vayan a tener.

Si al final tus hijos desarrollan la psoriasis, debes tener en cuenta que:
  • No debes culparte.
  • Debes prestarles los mejores cuidados posibles.
  • Tus hijos no van a enfrentarse necesariamente a los mismos problemas que has tenido tú.

Busca apoyo en tus familiares para mejorar tu calidad de vida con psoriasis

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo con su psoriasis?

La psoriasis acostumbra a ser muy molesta para los adolescentes. A menudo, en lugar de pedir ayuda, les resulta más fácil rebelarse contra los padres. Debemos ver más allá de esta actitud rebelde y darles todo el apoyo que necesiten.

Eso sí, no hay que permitir nunca que utilicen la psoriasis como un instrumento para manipular a familiares y amigos. Es una estrategia que sólo funciona temporalmente y que acaba reportándoles más problemas que beneficios.

¿Puedo tener relaciones con mi pareja?

Sí, aunque si tienes lesiones activas en la zona inguinal o genital las relaciones íntimas y sexuales pueden resultar problemáticas y dolorosas. Es importante que hables con tu pareja para evitar malentendidos y posibles sentimientos de incomodidad.

MAT-17139

Todos los artículos